ECONOMÍA DEL ECUADOR - HISTORIA

El Ecuador es un país con una rica biodiversidad en su territorio, su población activa junto con la capacidad empresarial pública y privada impulsa procesos para conseguir el desarollo nacional. Los bienes primarios de exportación que más han contribuido a la formación de excedentes y a la activación económica son el petróleo, banano, camarón, productos del mar, café, cacao y flores, representan los rubros mas significativos para el llamado crecimiento económico. Ecuador es un país basado en la agroexportación y en la producción petrolera.

En los últimos años, un importante rubro de ingreso de divisas a la economía ecuatoriana es la proveniente de las remesas que remiten los migrantes.

Hiatoria de la economía
La Consolidación de la Sociedad Criolla
Siglo XVIII hasta 1808

Al hablar del siglo XVIII en la Real Audiencia de Quito es necesario hacer referencia a los aspectos que determinaron el desarrollo o la decadencia de sectores económicos, políticos y sociales específicos. A nivel económico se manifestaron dos procesos diferentes: por un lado, el descenso y la decadencia de la producción de textiles en los obrajes serranos y, por otro , el crecimiento económico del litoral como resultado del auge de la producción de cacao.

El primer aspecto señala el fin de la relación económica establecida a nivel regional (los Andes) que giraba en torno a la producción de la plata de las minas de Potosí y el segundo representa el inicio de la inserción del espacio de la Real Audiencia en el mercado internacional. En cuanto a la propiedad de la tierra, se produce un proceso paulatino de concentración de este recurso en manos de unos pocos grupos familiares, que dio como resultado la consolidación del latifundio.

A nivel político, y como consecuencia de las medidas fiscales implementadas por los Borbones ­ casa reinante en España desde inicios del siglo XVIII -, empieza el deterioro del poder de la Corona y de sus funcionarios en beneficio de los criollos , descendientes de españoles nacidos en tierras americanas, manifestándose en numerosas ocasiones vacíos de poder y de legitimidad.

En el plano social, existe una inquietud constante de la población, sobre todo indígena, ante la posibilidad siempre presente de la aplicación de nuevas y más duras medidas fiscales. Este descontento desencadenó, durante todo el siglo, una serie de sublevaciones indígenas y de levantamientos de los criollos y mestizos que bien pudieron constituir la base del posterior proceso independentista.

Desarticulación Regional y Reorientación de la economía de la Real Audiencia de Quito
Durante los siglos XVI y XVII la economía de la Real Audiencia de Quito formó parte de un sistema integrado a nivel regional, cuyo eje fue la exploración de las minas de plata de Potosí, en el Alto Perú. La contribución de Quito a este mercado regional se basó en la producción y distribución de textiles. Si bien el sector obrajero fue el más dinámico de la economía colonial, éste a su vez dio vida al sector agrícola y sobre todo al pecuario con el incremento de la cría de ganado lanar.

La crisis minera de Potosí
En el siglo XVIII, la producción minera de Potosí decayó considerablemente lo que dio lugar a la desintegración del circuito mercantil regional. La Real Audiencia de Quito dejó de producir textiles en la magnitud que lo había venido haciendo y los obrajes vivieron un período de decadencia. La crisis se agudizó aún más con la introducción de productos extranjeros en el espacio colonial los mismos que, en razón de su mejor calidad, compitieron, con mayor ventaja, con la producción quiteña.

La minería peruana entró en crisis por la conjugación de varios factores. Entre ellos podemos señalar los siguientes: los yacimientos minerales intensamente explotados entraron en una etapa de agotamiento; la población indígena, mano de obra barata, disponible para los trabajos en las minas, se encontraba en un período de disminución en razón de la sobre explotación de la que había sido objeto; el mineral se encontraba cada vez a niveles más profundos y no se contaba con los recursos técnicos necesarios para explotarlo con eficiencia (Arias: 1989: 1992 y ss).

Crisis del sistema colonial
La crisis económica no afectó únicamente al espacio colonial. En esta época España se encontraba también en un período de grandes dificultades económicas el tesoro público había disminuido. La Corona se impuso como tarea conseguir mayores ingresos, y para lograrlo se implementaron políticas conocidas en la literatura histórica como las "reformas borbónicas". Estas reformas intentaron mejorar la economía y su objetivo central fue conseguir más dinero para el Tesoro Público.

Las medidas consistieron en la emisión de moneda de baja ley (es decir con mayor contenido de cobre); la legalización de las posesiones de tierras en la colonias, a través de las "composiciones" (obtención de un título de propiedad a cambio del pago de una suma de dinero); la venta de cargos públicos y títulos de nobleza, es decir, dinero a cambio de favores y privilegios; exigencia de donaciones a la Corona y de préstamos a particulares a las ciudades y corporaciones; retribución en dinero de favores, privilegios y otras concesiones; libre circulación de mercancías al interior del espacio colonial, con la supresión de las aduanas internas; libre introducción de efectos europeos en América, sobre todo textiles; organización de un sistema de transporte de mercancías más moderno y eficiente, para lo cual se suprimieron las flotas de navíos, se introdujeron naves de registro, más ágiles y autónoma, y se mejoraron los puertos (Arias: 1989: 199).

Los cambios en la Metrópoli
La toma del poder político de España por los Borbones, en reemplazo de los Habsburgo, en 1700, determinó un giro en la política económica, dando lugar a cambio mucho más profundos, en consonancia con el movimiento de la economía mundial. Se introdujeron medidas destinadas a facilitar y promover la producción y el comercio, tanto en la metrópoli como en las colonias, renunciando a la vieja concepción mercantilista. Esta nueva política implicaba la supresión del monopolio y la participación abierta de otros países europeos en el comercio con las colonias.

Felipe V (1700 ­ 1746), ayudado por Alberoni, emprendió el restablecimiento de la economía interna: suprimió las aduanas internas permitiendo la libre circulación de mercaderías; estableció fábricas estatales a fin de acrecentar la producción industrial; organizó una flota importante y mejoró los puertos del país. Fernando VI (1746 ­ 1759) y Caros III (1759 ­ 1788) continuaron las reformas, sobre todo el último, con sus ministros Aranda, Floridablanca y Campomanes, todos partidarios de la libertad industrial y comercial. Esta nueva política había mejorado la situación interna. La industria y el comercio se triplicaron y la población hacia caso doblado.


TOMADO DE ARIAS, HUGO, "LA ECONOMIA DE LA REAL AUDIENCIA DE QUITO", EN ENRIQUE AYALA MORA, ED, NUEVA HISTORIA DEL ECUADOR, V., 4, CORPORACION EDITORA NACIONAL / GRIJALBO, QUITO, 1989, P. 199

Gostou? Compartilhe:

0 comentários:

CityGlobe