GEOLOGÍA Y FROMACIÓN DE CHILE


Cobertura cuaternaria máxima de glaciares.
(200.000 años atrás).
GEOLOGÍA

Sobre este acápite hay que indicar que para la realidad de Chile, existe una vasta relación con la orogénesis y la epirogénesis, procesos que se pueden identificar dentro de la Teoría de la Migración de los Continentes.

Hace 300 millones de años (m.a.), lo que es coincidente con el período Carbonífero y comienzos del Pérmiano (280 m.a.), los continentes se agrupaban en dos supermasas continentales, formaciones se mantuvieron por 150 m.a. y que toponímicamente eran la Gondwana (América del Sur, Africa, Australia y la Antártida) y Laurasia (América del Norte, Europa y Asia).

En orno a estas superestructuras existía largos surcos en los que se acomularon grandes volúmenes de detritos sedimentarios, los que posteriormente evolucionaron para origen a los sistemas montañosos circunpacífico y alpino-himalayas.

Entre ambas masas se encontraban el Mar de Tetis.

Entre los 300 y los 150 m.a., la Gondwana, experimentó escasos cambios excepto el de la deriva gradual hacia el norte. Repentinamente tuvo lugar una violenta disrupción de la imagen topográfica descrita, porque amplias invasiones de lavas basálticas se extendieron sobre los continentes meridionales, casi en la misma época, cubriendo miles de kilómetros cuadrados.

La razón de estas inundaciones lávicas fue la apertura y ligazón estructural de las fracturas existentes, las cuales dividieron la Gondwana, dando origen a los actuales continentes. Este hecho se registro hace unos 170 m.a.

Las grietas que se formaron en los bordes continentales fueron invadidas por aguas oceánicas constituyendo los antecesores de los actuales océanos y mares.

Las grietas se fueron anexando entre sí lo que ocasionó la separación más nítida de los continentes, dichos acontecimientos fue palpable entre América del sur y Africa hace 100 m.a, ello posibilitó la anexión de los mares del Este con los del Oeste, los cuales terminaron por invadir hace 32 m.a. dichos continentes.

Entre los 100 y 80 m.a., Sudamérica giró hacia el oeste hasta alcanzar su actual posición.

Por su parte, India, también se desligó del Africa desplazándose hacia el norte, hasta entrar en colisión con el Asia.

Australia y la Antártica, se separaron conjuntamente del Africa y parecen haber migrado durante 20 a 30 m.a. antes de separarse finalmente hasta alcanzar sus actuales posiciones durante los últimos 70 a 50 m.a., Africa, giró ligeramente y se desplazó hacia el norte hasta enfrentar y chocar con Europa.

En Laurasia, hace 300 m.a., su posición era más baja que la de Gondwana, lo que ocasionó que América del norte, Europa y parte del Asia estuvieran cubiertas por los mares.

Norteamérica se desprendió de Africa hace algo e 200 m.a.

En igual período se inició la ampliación del océano Atlántico hasta alcanzar un cuarto de su actual anchura y enlazó al mismo tiempo, con el mar de Labrador, conforme éste se abría en dirección sur entre Groenlandia y Canadá. Esta etapa dio paso hace unos 80 - 70 m.a. a la actual y más rápida expansión del Atlántico, aunque en ese momento había cesado el ensanchamiento lo largo del mar el Labrador y comenzado la separación de Europa respecto de Groenlandia, siguiendo una erupción de basalto en ambas regiones.

La gran mayoría de los fondos oceánicos y por ende las mayores lejanías continentales se han constituido en los últimos 80 m.a.

  • Formación de Chile.
Hace ya 2000 m.a. encontramos los primeros rastros del continente sudamericano en el escudo Guayano-Brasilero, sin embargo, cabe aclarar que estamos hablando de algo muy distinto a las actuales formaciones continentales. De todas formas aparte del rígido escudo granítico mencionado, el resto del continente actual estaba bajo las aguas.

550 millones de años atrás en el período geológico denominado Paleozoico inferior, empieza el proceso de levantamiento de las rocas iniciales que conformarán el territorio, a la altura de Arica (aunque siempre bajo el agua) el territorio ya estaba formado.

400 millones de años, ya gran parte de Chile esta constituido bajo el océano, incluso en la zona que va de Putre a San Pedro de Atacama ya se asoman algunas rocas desde el mar. En ese mismo tiempo el mar cubre gran parte el territorio, una extensa porción del noroeste argentino, sur de Perú y Bolivia 100 m.a. atrás después de estas formaciones son apretadas (orogénesis) y atravesadas por enormes burbujas de material fundido, que a su vez va formando nuevas tierras, rocas esta época se conservan aún en el altiplano de Antofagasta. En esta época asimismo gran parte del Norte Grande, ya se encontraba emergido, aunque para que se formaran las cordilleras y la depresión central faltaban unos cuantos centenares de millones años. Es probable que durante el Paleozoico superior, la placa oceánica pacífica penetro bajo Sudamérica. Sedimentos y coladas de volcanes submarinos, incluso arrecifes de coral son acomulados contra la reducida costa nacional.

Comenzaba a formarse bajo el mar el material rocoso de la futura cordillera de La Costa.

Probablemente Chile ya se encontraba sobre el agua desde Arica hasta Osorno, claro que formado por cadenas de volcanes, algunos valles y varios mares interiores.

Durante el Carbonífero (220 m.a.), el norte del país se hallaba cubierto de lagos y poblado de helechos. en algunas zonas del interior cerca de San Pedro de Atacama ( II Región) se puede reconstruir el escenario de la época, es posible encontrar petrificados y representados en las rocas : cocodrilos, peces, troncos, mantos de carbón.

El clima para la época era húmedo y cálido.

El territorio nacional continuó con su evolución por cuanto vastos sectores se hundían, mientras que los mares retroceden y avanzan.

Durante el Triásico y el Jurásico (230 a 140 m.a.), el país semeja una descomunal peineta, ya que muestra gigantescas bahías, embahíamientos que cubren grandes territorios donde se ubican Antofagasta, La Serena, Valparaíso, Concepción. En los sectores salientes de esta configuración dentada se localizaban Arica, Copiapó, Santiago entre otras localidades. Por otra parte es presumible que la región de la Patagonia se hallará emergida por primera vez.

En las tierras emergidas es el paisaje medianamente abrupto el que predomina, ambiente en el que deambulan dinosaurios, mientras que la flora la forman coníferas y palmeras, en los mares abundan los amonites o pulpos con concha, cuyos restos formarían mas tarde las rocas calizas del presente.

Respecto del mundo de la época son notorios los movimientos, es así que en el Cretácico (100 m.a.), se fragmentaron los últimos restos del gran continente de la Gondwana: Sudamérica, Africa, India, Australia y la Antártica. Así la deriva de nuestro continente se acelera, iniciando un incierto viaje hacia el oeste en búsqueda de una incierta posición.

Por el mismo tiempo en Chile la actividad volcánica era extrema, a lo que se asocia la constitución submarina de la cordillera de La Costa, mientras que el macizo andino continúa acomulando materiales líticos y sedimentos, iniciando para ambas estructuras morfológicas un lento ascenso aún cuando para ambos casos solo son porciones de territorio que no tiene una consolidación de cordillera, aún cuando forman la columna vertebral del país. En este escenario la aparición de islas volcánicas marca la fisonomía de algunos sectores tal es el caso de La Serena, Valparaíso, Coyhaique y Punta Arenas; lugares a los se asocia una delgada faja altiplánica de tierras e850/mergidas que va desde Arica hasta Antofagasta. Chile va consolidándose.

En el Terciario Inferior (60 m.a.) el actual territorio del país se encuentra casi completamente fuera del agua, un embahíamiento cubre todavía Talca y una lengua de mar invade el Valle Central desde Castro hasta Temuco , originándose los depósitos de gas y carbón de Arauco.

En la zona de La Cordillera de Los Andes, aparecen numerosos volcanes, en las inmediaciones de ellos se producen grandes concentraciones de minerales como cobre (recordemos que es la base de nuestra economía natural). Por otro lado desde el oriente de Punta Arenas se inicia la formación del Geosinclinal de Magallanes, que sería a posteriori la base para la formación de la cuenca petrolífera de Magallanes.

Hace 40 m.a., en el Eoceno, la Antártica, comenzo a separase, sin embargo, su proceso de formación hasta el momento esta unida al continente, por tanto se explica la presencia de rocas andinas en su composición actual. Respecto al territorio sudamericano nacional, éste presentaba un paisaje con un suave relieve conformado por colinas donde pastaban ya los primeros mamíferos, con bosques de robles que cubren desde La Serena hasta Punta Arenas. Por su parte, el Norte Grande ya es en estera a época un desierto.

En el terciario, entre 63 millones a 1 millón de años atrás, la Cordillera de Los Andes y de La Costa, se han levantado y empiezan su proceso de erosión que rellenara la Depresión Intermedia, relleno que posteriormente también será alimentado en la zona centro sur por las deposiciones de material arrastradas por los glaciares de la primera Era Glacial. La Depresión Intermedia había nacido producto de dos grandes fracturas que crearon dos líneas de fallas en dirección Norte-Sur, una ubicada en la vertiente occidental de La Cordillera de Los Andes (Falla Pocuro), la otra en la vertiente oriental de La Cordillera de La Costa, este tectonismo no solo fracturo, sino que también hundió el territorio que unía ambas cordilleras, conformándose la depresión antes mencionada, en el sector que va del Norte grande (17º latitud Sur) hasta Copiapó (27º Latitud Sur) y el que va desde Angostura de Paine (34º Latitud Sur) hacia al Sur.

10 m.a. atrás el territorio ya presenta una imagen que se acerca bastante a la del actual, sin embargo grandes erupciones volcánicas en el Norte, cubren de material volcánico “Ignimbritas” la zona del Noreste Argentino, Sur de Bolivia, y el Norte de Chile.

Hace 5 millones de años, ya la actividad volcánica presenta una momentánea calma, el sur vuelve a sumergirse en la zona austral, nacen los fiordos y las cumbres más elevadas que se alzan sobre el mar, conforman las actuales islas de esa parte del país.

En el último millón de años una intensa actividad volcánica en el norte y centro del país, esto unido a los períodos de glaciación ya mencionados, ocasiono en el sur del país hace 15.000 años la formación de lagos y canales, producto de embalsamientos de agua producidos por el arrastre de material que formo represas naturales, este material se desplazo producto de los cambios climáticos que largo plazo alternan períodos glaciares con otros más cálidos. Estos cambios climáticos son también los responsables de las variaciones en el nivel del mar que por ejemplo han transformado a los ríos Valdivia o Imperial en estuarios. Posteriores levantamientos del territorio al mismo tiempo (sumadas a las variaciones del nivel del mar) han conformando el litoral chileno en la zona Norte y Central.

Con respecto a las cordilleras, una vez que estas se separaron (en la zona que va desde Angostura de Paine (34º latitud Sur) al Sur, han corrido suerte distinta, la de La Costa aparece hoy mucho más erosionada y desgastada, esto por que recibe en forma más intensa las precipitaciones ocasionadas por sistemas frontales que arriban desde el océano Pacífico, es esta la razón también por la cual La Cordillera de Los Andes aparece más desgastada en el lado chileno que en el argentino. Al norte del río Aconcagua en tanto, y hasta el sector de Copiapó la cordillera aún se presenta como estribaciones que recorren en dirección longitudinal el territorio hasta el mar

Finalmente, para quién haya entendido la forma en que los procesos han ido modificando el territorio hasta llegar a su configuración actual, no será difícil concluir, que el estado último alcanzado por el territorio no es definitivo. Los procesos continúan: lluvias, mareas, tectonismo y otros agentes, a los que debemos sumar ahora una agresiva intervención humana, siguen modificando nuestro territorio. Algunos procesos, los de pequeña escala, pueden ser más rápidos, ya que alteran pequeñas superficies donde es más fácil notar el cambio, como la erosión en laderas o la perdida de cobertura vegetal por el crecimiento de las ciudades, sin embargo cabe mencionar de nuevo, el proceso de aceleramiento por al acción del hombre y sus obras, este incremento en la velocidad de cambio puede ser desastrosa y de consecuencias impredecibles. Más, los cambios geológicos de gran escala toman de miles a millones de años, por ser más lentos y radicales, como el acercamiento de Isla de Pascua al continente por estar sobre la placa oceánica (a una velocidad de 11 centímetros por año), o el desgastamiento y erosión de cordilleras completas.

Gostou? Compartilhe:

0 comentários:

CityGlobe