BARACOA EN EL CONTEXTO MUSICAL CUBANO - 500 AÑOS

Baracoa en el contexto musical cubano

La región oriental, y fundamentalmente su parte más extrema, es rica en formas del quehacer musical. En esta zona se originan el son y sus raíces ancestrales en un abanico de extraordinaria belleza tanto tímbrica como rítmica.

Baracoa, primera villa fundada en Cuba, constituye un ejemplo de eso. En ella confluyen formas de cantar y bailar que la distinguen dentro del contexto nacional. Entre estas podemos citar el Kiribá, Nengón, Aeroplano, Pasión, Cabaré, Carril, Bombo-Camará y Valse. Los siete primeros constituyen sones, desde las células más primitivas hasta el "son montuno", y el último es derivado del vals vienés.

Región eminentemente sonera, en ella se destacan formas primarias de este género musical, así como otras un poco más avanzadas y con una mayor semejanza a las que evolucionaron en otras partes del país. Como las primigenias, están el Kiribá y el Nengón que junto al Changuí integran un conjunto de elementos indentitarios de la antigua región histórica de la Primada de Cuba, territorio de la actual provincia guantanamera.

El Diccionario Enciclopédico de la Música Cubana de Radamés Giró, en su Tomo IV expresa: " la guitarra y el tres; la guitarra sola, el tres solo, un taburete, una botella tocada con cualquier tipo de percutiente servía para formar un grupo que interpretara un son".

Esto tiene que ver con grupos llamados "bunga" que florecieron en Baracoa, Guantánamo, Santiago de Cuba, Manzanillo y otras ciudades. A estas agrupaciones se les agregaron posteriormente botijas, marímbula, maracas, bongoes, claves y otros, para enriquecer el lenguaje musical. Asimismo -según esboza el musicólogo Helio Orovio en su Diccionario de la música cubana- el tres, instrumento insignia del son, surgió en Baracoa y fue llevado a Santiago de Cuba por el músico y trovador Nené Manfugás.

En Baracoa se materializan las raíces soneras. La antigua región incluia, dentro de su territorio, el actual de Yateras hasta finales del siglo XIX, y en las fiestas donde se bailaba Kiribá y Nengón como sones primitivos, también se bailaba Changüí y la Caringa valseada, diferente a la de Ciego de Ávila, aunque de esta última solo tenemos referencias de los informantes. Nunca la hemos podido localizar, todo parece indicar que no tuvo el arraigo suficiente para permanecer.

Es necesario explicar explicar las características de cada uno de los ritmos mencionados al principio de este artículo.

Kiribá: Forma de cantar y tocar, que parte de la alternancia de verso y estribillo. Su extensión depende de las habilidades de los improvisadores.

Se utilizaba para dar fin a la fiesta en el lugar donde se desarrollaba o de forma definitiva. Se mantiene en el macizo cacaotero del Jamal, aunque tenía arraigo en varios asentamientos de Baracoa al igual que el Nengón. Es una forma primaria de son.

Nengón: Forma de tocar y cantar, que deviene de la alternancia de la cuarteta y la décima con el estribillo. Su duración descansa en la destreza de los improvisadores. Iniciaba la fiesta. Forma primaria de son.

Aeroplano: Surge en la zona de Nibujón aproximadamente en 1910, producto a los primeros aeroplanos que volaron al territorio de Baracoa y el miedo que sentían muchas personas hacia estos. Es un son lento, pero más rápido que la Pasión, basado en la improvisación con alternancia entre cuarteta y estribillo.

Pasión:Proveniente de la zona de Nibujón, su surgimiento tiene que ver con la Semana Santa (Pasión y muerte de Jesucristo), aunque también era interpretado en las fiestas de fin de año. Es un son lento que se apoya en la pericia de los improvisadores. Tiene cierta similitud de movimientos con el Nengón.

Carril: Surge en la zona de exportación bananera donde hoy se extiende el macizo cacaotero del Jamal, fundamentalmente en El Güirito, Mata, Consolación, la Alegría. Es un son basado en los movimientos de los carros sobre la línea del ferrocarril y tiene su motivación en el establecimiento del ferrocarril en esta zona de Baracoa, para la transportación del banano hacia las zonas de embarque. Es un son movido, se basa en improvisaciones, la interrelación de cuarteta y estribillo es su línea fundamental.

Cabaré: Surge a raíz de la prohibición de los padres a que sus hijos concurrieran a los cabarets existentes en la ciudad, que también recibían el nombre de "ranchos". Es un son satírico que gira en torno a la alternancia de cuarteta y estribillo dependiendo de la versatilidad de los improvisadores. Es un son alegre, de mediana velocidad. También pertenece al macizo cacaotero del Jamal.

Bombo-Camará: Perteneciente a la zona de Paso de Cuba y Jamal, es un son más actual, con una gran influencia del llamado son montuno, alude a los trabajadores agrícolas que emigraban hacia la zona de Guantánamo buscando mejores condiciones de trabajo, así como a Caimanera. La alternancia de verso y estribillo es su eje primordial. Es un son satírico y alegre.

Valse: Se deriva del vals vienés, fue introducido en la zona de Consolación por mexicanos que arribaron a Baracoa como consecuencia del auge en la producción y exportación del banano. Al principio se interpretaba usando como elemento armónico el acordeón, luego fue acriollado por los campesinos de la zona y este fue sustituido por el tres. Como su nombre lo indica tiene forma valseada, es satírico y se estructura sobre la improvisación.

Los instrumentos que se utilizan para interpretar estos bailes son tres: marímbula o contrabajo (éste último en grupos profesionales), bongoes, guayo y maracas.

Las agrupaciones que en Baracoa interpretan estas formas de hacer música, con independencia del Grupo Portador "Kiribá-Nengón", en su mayoría son de pequeño formato, de gran influencia y aceptación en esta zona.

ag/mch

*Directora de la Biblioteca Municipal de Baracoa y del Proyecto Didáctico-Musical La Baracoesa.

Gostou? Compartilhe:

0 comentários:

CityGlobe