K’ICHÉS: EL IMPERIO PRECOLOMBINO MÁS GRANDE (GUATEMALA)

Tanto en el Popol Vuh como en su defensa en la Conquista, los K’ichés se muestran como una casta guerrera orgullosa de ser el principal imperio a la llegada de los españoles.

Descendientes de la abuela Ixmucané, de la diosa Ixquic y de Hun Hunapú, los K’ichés siguen siendo el grupo étnico más numeroso de Guatemala, con cerca de 648 mil hablantes, según cifras de la Academia de Lenguas Mayas.

Los K’ichés actuales ocupan casi todo Quiché, donde gozan de prestigio los tejidos de algodón y lana ahí elaborados.

También es atractiva la cerámica de barro elaborada en tornos de pie y hornos de leña. Los K’ichés son, asimismo, artesanos de metales y de la pólvora.

Habitan también en el norte de Sololá. Aquí predominan los cultivos de café, maíz, frijol, cebada, papa y legumbres. En Nahulá, se han especializado en piedras de moler y morteros de piedra.

Predominan en la parte norte de Suchitepéquez, donde destaca la imaginería religiosa y la fabricación de muebles de pino.

También trabajan en esta área cerería y jarcia.

Según el último censo demográfico, el 94 por ciento de la población de Totonicapán está formada por K’ichés.

Este departamento es uno de los más ricos en artesanías y los ponchos de Momostenango gozan de fama internacional. Las cofradías causan la admiración de propios y extraños.

Uno de los bastiones más importantes de la resistencia indígena contra los españoles fue Quetzaltenango, donde se libraron las batallas más sangrientas.

Ahí, los trabajos en madera, palma, cerería, cuero, instrumentos musicales y tejidos son ampliamente reconocidos.

De los k’ichés se conoce su origen a través de los relatos mitológicos-religiosos del Popol Vuj. Otros libros fueron quemados por los españoles.

Gostou? Compartilhe:

0 comentários:

CityGlobe