CHALCHITECOS, EN BUSCA DE RECONOCIMIENTO (GUATEMALA)

Chalchitecos, en busca de reconocimiento

A la llegada de los españoles, Chalchitán, en el actual Huehuetenango, ya tenía mucho tiempo de existir. Su nombre original fue Cuacul, por el grupo que salió de Tullán, actual México.

Durante el período clásico Maya (300 al 930 después de Cristo). Chalchitán fue conocido como “Casa Jaguar”. Tras la conquista fue nombrado como Cuatec, nombre de origen náhuatl.

Durante las primeras décadas transcurridas luego de la Independencia, Chalchitán y Aguacatan eran dos pueblos diferentes. Sin embargo, el dos de febrero de 1881, Chalchitán fue suprimido para ser anexado como barrio de Aguacatan.

Los Chalchitecos nunca estuvieron de acuerdo con esa medida, pero no fue sino hasta principios de los años 90 del siglo XX, cuando comenzaron a exigir reconocimiento.

De esta cuenta, plantearon al gobierno de Ramiro de León Carpio y a la entonces guerrillera no olvidarse del chaltiteko en los acuerdos que firmaran. Sin embargo, esa petición no fue atendida.

En 1998, mientras se discutían reformas a la constitución, los chalchitekos hicieron un nuevo y exitoso intento.

Dentro de las enmiendas a la Carta Magna, en particular al artículo 143, lograron que se incluyera al chalchiteko como otro de los idiomas que se hablan en el país. El triunfo del no en la consulta popular impidió su reconocimiento.

Su intento más reciente lo realizaron en abril del 2002 ante los siete diputados Huehuetecos. Por medio de un proyecto de decreto legislativo del 28 de mayo último, los diputados de Huehuetenango consideran que el Chalchiteko debe ser reconocido constitucionalmente.

En la actualidad, esta comunidad la integran alrededor de 30 mil personas. En su mayoría, se dedican al cultivo de cebolla y ajo para la exportación, para Centro América y Sudamérica, así como a la elaboración de tejidos como morrales, sombreros y trajes de lana.

Lugar que habitan: Aguacatan, Huehuetenango.

Quetzales, volcanes, flores y venados adornan el traje chalchiteco.

Gostou? Compartilhe:

0 comentários:

CityGlobe