BARILOCHE Y LA NATURALEZA

BARILOCHE Y LA NATURALEZA
Un buen intento es un safari fotográfico. Esta cacería de imágenes es el acceso a todo un mundo de colores, flores y aves. El trekking es otra gran oportunidad para disfrutar del lugar y al mismo tiempo hacer ejercicio, desde cortas caminatas a otras que duran varios días, siempre en grupos acompañados por un guía que recorren distintos senderos de la montaña.

Pero a pesar de todas las nuevas propuestas, hay ciertos paseos que no pueden dejar de hacerse. El Parque y Reserva Nacional Nahuel Huapi es uno de ellos. Sus 718 mil hectáreas atesoran cientos de especies vegetales y animales y el testimonio del pasado cultural de los indígenas que habitaron la zona.

En el paseo se visita la Victoria y el Bosque de Arrayanes, único en el mundo. Al regreso, es casi una obligación tomar un chocolate caliente en la confitería giratoria del Cerro Otto, a l000m de altura. Al caer la noche, los restaurantes, cafés y discotecas del Centro se llenan de vida demostrando así que Bariloche invita a vivir la nieve.

Gostou? Compartilhe:

0 comentários:

CityGlobe